/ EN VIVO / POR

Anthrax y Testament en Santiago: Do you love Thrash Metal!?

El infierno en su mejor versión nos aguardaba para asistir a una verdadera ceremonia de Thrash Metal a la vena. Hachas despiadadas y velocidad frenética. Mosh- pit, bengalas, vieja escuela, espíritu juvenil y callejero; ese cruce entre el metal y la esencia hardcore punk que solo el Thrash Metal te puede dar; y dos de los más grandes exponentes de su historia: Anthrax y Testament la noche de este viernes en un repleto Teatro Caupolican.

 

Dos titanes del Thrash Metal volvían a coincidir en el mismo lugar, después de haber compartido escenario en el Chile Metal Fest 2012. Testament y Anthrax habían anunciado este show con bombos y platillos, ambos promocionando sus últimos trabajos de estudio ”Worship music” Anthrax 2011, marcando el regreso definitivo de Belladonna después de veinte años; y “Dark roots of Earth” de Testament 2012 marcando la impecable vigencia de la banda que para muchos sigue siendo el gran ausente del Big Four.

Pero este no era un concierto mas en ninguna forma posible, el registro para dvd oficial ya ponía un sabor especial a la noche y los últimos sucesos marcaban a fuego la historia del Thrash Metal después de la inesperada muerte de Jeff Hanneman de Slayer.

 

Testament: Una Cátedra de Thrash

Ocho y media de la noche marcaba el reloj, “When I say rise up, you say war!demoledores y sin respiro arrancaba Testament y arrancaba el mosh a la velocidad de “Rise Up”, la presencia de Chuck Billy al frente, quien no se mueve de su escritorio para entregar la potencia vocal que lo caracteriza y el impecable line up estable de los últimos años con el regreso a la batería del reconocido Gen Hoglan.

Saludos a la audiencia y la maquina del thrash metal no se detenía con “More than meets the eyes”, “Over The Wall”, “Native Blood” una fiel muestra de su actualidad. La muestra fehaciente del mejor thrash californiano, pureza y calidad que quedaban en evidencia al regresar a los clásico imprescindibles como “The new order”, “Burnt offerings” y esa pieza clave que define el sonido de Testament en su máxima expresión “Practice what you preach”.

Los últimos headbangins de la noche quedaban a cargo de “D.N.R.”,”Three days in darkness” y “The Formation of Danmation.” Esto era Testament dando cátedra y poniendo la firma en su sitial en la historia del Thrash metal, en una noche que recién comenzaba.

 

Anthrax: La Misa Thrash Metal!

Sabíamos que era una noche especial y las glorias del thrash estaban más presentes que nunca. Anthrax serian nuestros maestros en una verdadera ceremonia de la más pura y alta vieja escuela del thrash metal.

Sin más espera 22 30 hrs, un teatro Caupolican abarrotado de arriba hacia abajo, comienza la introducción, Anthrax en escena, ovación y ese acorde inconfundible iniciando todo; luces rojas, bengalas encendidas y arrancaba el mosh mas desenfrenado de los últimos años a la velocidad de ese clásico absoluto “Amon the living”, himno old school y el coro aguerrido de cinco mil eufóricos fanáticos.

La locomotora había partido de la mejor forma posible con sus cinco conductores al mando Joey Belladonna, Scott Ian, Frank Bello, Charlie Benante y el nuevo recluta Jon Donais ex Shadows Fall. Todos en el mejor de los estados y con la energía de unos quinceañeros.

La rueda seguía imparable y precisamente era el poderoso y veloz “Caught in the mosh” nuestra segunda consigna de la noche en medio de un teatro que sudaba, gritaba y pateaba, dirigidos y animados por nuestro gran hombre Belladonna imparable como vocalista y frontman, en la línea de los grandes como el mismo Dio, Dickinson o Halford, es ahí cuando te preguntas como Anthrax pudo estar tantos años sin el.

Esto era un festín, la mejor muestra del más imperecedero Thrash metal, solo bastaba con mirar a Frank Bello tocando como los dioses y corriendo de un lado para otro, a Scott Ian y su afilada guitarra saltar del amplificador y Belladona llegar a lo más alto mientras juega con el micrófono.

Se vinieron momentos de antología que quedaría en la memoria de todos. El primero de ellos al ver en el escenario los rostros de Ronnie James Dio y Dimebag Darrell; probablemente dos de las perdidas más dolorosas para el mundo del metal en los últimos 10 años. Comenzaba la parte solemne de la ceremonia con “In the end” el homenaje póstumo a quienes los habían inspirado, y a dos grandes amigos de la banda. En el escenario los newyorkinos dejaban ver la emoción de recordar a esos dos grandes, mientras el público a la altura, no bajaba sus brazos alzando los cuernos que el padre Dio había enseñado, mientras las campanas doblaban cual misa negra.

El mismo Ian confesaba minutos después al micrófono cuanto le ayudaba el eufórico publico chileno en tan emotivo momento, para no romper en llanto. La noche seguía siendo especial, y la banda lo dejaba claro, regalando su versión para TNT de ACDC, desde luego dinamita pura y Belladona parecía ser poseído por Bon Scott, seguían tributando a sus héroes y regalándonos momentos de antología.

El headbanging continuaba con “I´m live” seguido por la exclamación de Belladona y audiencia  “Cry- for – the -in-di-ans!”, en la cancha bombas de humo junto al más filudo y peligroso de sus himnos “Indians”; el espíritu aguerrido en pleno para que desde el mosh un fan levantara el lienzo con la frase: “Cry for the Chilean Indians”.

“Fight ´em till you can´t” cerraba la primera gran parte, para abrir el encore con esa joyita de thrash rapeado de “I´m the man” Frank Bello y Scott Ian al micrófono cuando inventaron el rap metal. De inmediato la energía se transformaba en solemnidad nuevamente para tocar los acordes de “Raining Blood” hablándole al cielo y golpeándose el pecho Ian y Bello recordaban a Hanneman mientras el público ovacionaba y aplaudía al más grande guitarrista del thrash metal.

La última bengala de la noche se encendía con los acordes de “Mad House”, el himno al desorden y al estado de euforia y locura permanente que solo el thrash metal puede provocar. Y finalmente “Antisocial” daba el impulso para el último mosh pit del show, en lo que ha sido una de las citas más memorables del thrash metal en nuestro país- teniendo en cuenta que han sido muchas- pero sin duda, ninguna tan solemne ni simbólica como esta, celebrando décadas de velocidad, espíritu contestatario y guitarras afiladas de manera tan potente.

 

Texto por Rossana Montalbán

comments powered by Disqus
Sitio optimizado para resolución 1366 x 768 ó superior y Navegadores: Chrome, Firefox, IE(9-10) - Todos los derechos reservados Fotorock 2014 - © Copyright Fotorock 2014