/ EN VIVO / POR

Sol, calor, poleras negras y cervezas. Eso era lo que abundaba por todo el sector del Club Hípico organizado en filas que distinguían a hombres de mujeres, y que pasaban por variados controles de entradas y revisión de las pertenencias en los bolsos. La segunda versión de Maquinaria Festival estaba comenzando y fueron más de 40 mil las personas que se hicieron parte en la primera jornada.

Todo comenzó con Pepper y The Ganjas poco pasadas las 14 horas. Fueron los encargados de ambientar la primera hora de festival con todo el público instalándose en las dependencias del complejo ecuestre. La tarde comenzó a avanzar con grupos como Duff Mckagan´s Loaded, Morphine y Alain Johannes—el mítico chileno sobrino de Peter Rock— y Perrosky. Los dos primeros puntos altos de la jornada los dieron; desde el Claro Stage, Black Rebel Motorcycle Club, con un show que aunque no aglutinó a una gran masa ni sonó a la perfección—el fuerte viento que había no colaboraba en controlar las oscilaciones del sonido—, fue una presentación que mostró en cerca de una hora los amistosos sonidos del garage rock. En el escenario más discreto del Club Hípico, el Lenovo Stage, se presentaba con algo de retraso el rock clásico y potente The Black Angels. El centenar de público—el que incluyó al vocalista de BRMC— estaba tirado sobre el pasto, cómodo y relajado, juntando fuerzas para lo que se vendría más tarde.

Entre tanto, Down, la agrupación a cargo de Philip Anselmo—ex Pantera y Superjoint Ritual— se instaló por hora y media en el Transistor Stage, con insuperables problemas de sonido que, aunque no desanimaban a los fanáticos que se mantenían firmes y violentos bajo el sol, eran comentario obligado para quienes ese show sólo era la previa del flashback noventero que se vendría poco después.

Cuando pasadas las 19 horas subió por fin al escenario Alice In Chains todo comenzó a tener sentido. La primera jornada de Maquinaria era una concentración de rock para la Generación X, para aquellos que vivieron su adolescencia con la música de garage y que fue, probablemente, determinante en sus vidas y gustos. A pesar de que en el público de Alice In Chains aparecía uno que otro adolescente, en su mayoría era sub 30, con polera negra o camisa leñadora, que coreaban cada tema desde las entrañas, sufriéndolo como propio, porque probablemente así era. William DuVall cumplió el desafío con creces, porque en vez de querer imitar el sello del ex vocalista de la banda, el fallecido Layne Staley, instaló su propia marca. Desde la partida de la presentación, con “Them Bones”, hasta el paseo por los obligados, “Down in a Hole” y “We die Young“, lograron un show preciso para hacer emotivo el Claro Stage.

El turno de Chris Cornell generó expectación, pero no movió tanto a la masa como sus antecesores del escenario vecino. El, más en solitario que nunca, se plantó la tarima y anunció de inmediato lo que sería su show: “¿Están listo para una hora de un tipo tocando con guitarra?”. Y eso fue. Interpretando tema solistas y de sus bandas— Temple of a Dog, Audioslave, Soundgarden, Cornell tuve una presentación predecible, correcta pero  moderada. El momento alto vino acompañado de Alain Johannes, cuando este subió a escena y lo acompañó en algunos temas.

Todo estaba listo. Los protagonistas de la noche esperaban los últimos ajustes de sus guitarras bajo el escenario tomando vino, mientras sus fanáticos se peleaban por cada centímetro frente al Claro Stage, para ganar la mejor posición. Cerca de las 22:15. Faith No More aparece de impecable blanco. El Club Hípico entero estalla. Todo, para escuchar completo el álbum de 1995, “King for a Day, Fool for a Life Time”, o “rey por un día, wevón por toda la vida”, como lo tradujo Mike Patton, el maestro de ceremonia por excelencia. Los 14 cortes del disco, y en el mismo orden. Como pedido a la carta para los fanáticos—y los no tanto también—. El paseo comenzó con “Get Out”, y tuvo momentos de quiebre con la versión de “Evidence” en español. ¿Invitados? Un coro de 20 personas de la Escuela Moderna de Música, un cuarteto de trompetistas chilenos y Trey Spruance, el guitarrista original de “King for a Day…”. Todo cerró con el estallido de fuegos artificiales a penas los músicos bajaron del escenario. “Nuestro último show, igual que el año pasado”, bromeó Patton. “¡Cada año estamos acá, wey!”, dijo a continuación. Muchos gustarían que así fuera.

Casi a la media noche vino el número de cierre con Megadeth. Lo más esperado de la jornada para muchos, pero no para todos. Gran parte del público comenzó a retirarse luego de FNM. Sólo los más fanáticos y de cabelleras más largas se quedaron al último show. Con una puesta en escena imponente, Megadeth a cargo de Mustain y compañía comenzaron a bajar el telón. Mientras, en los escenarios vecinos: en el Claro Stage todo comenzaba a desmontarse con prisa; pero en el Lenovo Stage una pequeña fiesta se armaba a cargo del DJ chileno Matías Aguayo. Unos por un extremo rockeaban a muerte, en el otro la onda era bailar. El resto se iba con un cansancio de tanto buen desgaste energético. El primer día de Maquinaria Festival se terminaba.

Texto por Martina Orrego.

Registro Fotográfico de:
MEGADETH – FAITH NO MORE – CHRIS CORNELL – ALICE IN CHAINS – DOWN – BLACK REBEL MOTORCYCLE CLUB – DUFF MCKAGAN´S LOADED – THE GANJAS – PERROSKY – MEMBERS OF MORPHINE AND JERRY LYONS – ALAN JOHANNES – THE BLACK ANGELS

comments powered by Disqus
Sitio optimizado para resolución 1366 x 768 ó superior y Navegadores: Chrome, Firefox, IE(9-10) - Todos los derechos reservados Fotorock 2014 - © Copyright Fotorock 2014