DEFTONES EN CHILE, ROUND 3: Al cómodo calor del hogar  

MAGAZINE / por / 01-06-2018 REVIEW

El Teatro Coliseo fue el refugio de la reciente visita de Deftones a nuestro país, la cual terminó de consolidar el especial vínculo que tienen los oriundos de Sacramento con sus seguidores locales. Tres recitales a tablero vuelto, con sets escogidos especialmente para los más fanáticos y dotados de una combustible energía que dejó por el suelo la ola de frío que Santiago presentaba. Todo esto rodeado de una mística única, la cual solo Chino Moreno y compañía pueden erigir.

Algunas caras se iban repitiendo en el recinto a lo largo de los tres días. “Una inversión”, aseguraron algunos, quienes habían asistidos a los dos shows anteriores. Un supuesto setlist, filtrado a través de redes sociales, inquietaba a los asistentes y hacía presumir que esa noche, la última de su estadía en Chile, sería la más gratificante de esta pasada. Stephen Carpenter hizo sonar los primeros riffs de “Headup”pasadas las 22 horas, derribando toda idea de que aquella lista de canciones era verídica.

El público acusó el golpe sonoro. La adrenalina emanaba en cada rincón del recinto, el cual tomó ribetes de caldera. “My Own Summer (Shove It)” siguió subiendo la temperatura, registrando su punto más alto en plena cancha. Luego, dieron espacio a “Gore” (2016), su más reciente trabajo discográfico: “Rubicon” y “(L)MIRL” pasaron entre una tenue respuesta del público.

Entre pausa y pausa, Moreno guardaba unos segundos de silencio para observar a su alrededor. Con una risa en cara, agradecía cada muestra de cariño, mientras acercaba sus manos a las primeras filas. La comodidad que sentía el quinteto sobre ese escenario era incuestionable. Sin lugar a dudas, habían encontrado un nuevo hogar al otro lado del mundo.

“Rocket Skates”, “Diamond Eyes”, “Beauty School”, “Be Quiet and Drive (Far Away)” y “Change (In The House Of Flies)” hicieron fluir aún más el lazo entre los espectadores y músicos, quienes se vieron embalsamados en un frenético juego de luces. Vega, con su recién estrenado pelo verde, se apropiaba cada vez más de las tablas, mientras que Abe Cunningham dictaba cátedra tras los platillos. Gritos, saltos y crowdsurfing se fraguaron en esta última velada. Era el ritual de una nueva despedida.

Pero aquel adiós debía tener un broche especial, situación que Deftones ya tenía advertida. “Hole in the Earth”, “RX Queen” y “When Girls Telephone Boys” eran la primera entrega del pack de singularidades. Todas coreadas de principio a fin, ante el desconcierto de todos. Salieron de escena, pero solo para regresar con el broche de oro.

“Nosebleed”, “Teething” (canción extraída de su primer EP, considerada toda una rareza dentro la actual tour) y “7 Words” despidieron con fuego este nuevo encuentro, mientras los cuerpos seguían cayendo desde la platea más baja hacia el primer piso, buscando una última estrechez de manos con Moreno. Camilo, Stephen, Sergio, Abe y Frank se despidieron animosamente, prometiendo de manera tácita su vuelta. Y es que saben que así será, porque las puertas de esta casa siempre estarán abiertas para ustedes.

Texto por Nicolas Pereira.
Fotografías por Erick Bustamante, Fotorock.

comments powered by Disqus

Pioneros del género: The Skatalites regresa a Chile celebrando 55 años de carrera

Dos leyendas del rock chileno se toman “Factoría Sonidos Chile” en su episodio 16: Carlos Corales junto a Oscar Arriagada

Blondie en Concepción: Un hito que promete culto

[Review] At The Drive-In, los más ruidosos del Fauna Primavera 2018

[Review] El pop confidente de Lorde en Fauna Primavera 2018

Todos los derechos reservados Fotorock 2017 - © Copyright Fotorock 2017