Kraftwerk en Chile 2016: Lo que fuimos, lo que somos, lo que seremos  

MAGAZINE / por / 28-11-2016 REVIEW

kraftwerk_chile_3d_foto3834-940x627-2Cuesta digerir la experiencia en tres dimensiones que nos presentó Kraftwerk, el sábado en el Teatro Caupolicán. La novedad no es mayor cuando se trata de evaluar el montaje mismo: un escenario llano, con una pantalla de costa a costa y cuatro tarimas iluminadas a lo largo. La misma idea que los ronda desde finales de los 70’s, y que trajeron en 2004 y 2009.

Sin embargo, lo anterior es una pura descripción fotográfica. Lo esencial es la construcción que el cuarteto ha obrado de sí mismo y de nosotros, aplicado a la composición artística; con los mismos recursos, pero aprovechando las posibilidades que nos va ofreciendo el mundo en el día a día.

kraftwerk_chile_3d_foto3914-940x627Kraftwerk, a la cabeza de Ralf Hütter –único miembro histórico presente–, es la materialización rítmica y estética de la visión post-guerra que generó diversas manifestaciones socioculturales en una Alemania marcada por el trauma, y que buscó emprender progreso en la segunda mitad del siglo XXI. El líder y mentor del cuarteto dijo a The New York Times en 2012: “A veces el espíritu se mueve a través de diferentes formas artísticas”.

Lo del sábado fue una muestra contundente de las actuales posibilidades, con un show milimétrico, el equipamiento –artefacto de hardwares, softwares, sintetizadores y de percusión de la banda– en su máximo esplendor digital, y la obligación de asistir a los aspectos visuales, esenciales para comprender el viaje sonoro en las dos horas de espectáculo.

Previo al show, ya era posible asimilar a que nos llevaría todo esto. Hubo guardias de seguridad simulando la vestimenta de The Robots, lentes en estuche personalizados para la fecha y la cuenta regresiva se vislumbró en una pantalla roja, que proyectó las cuatro cruces características de los chicos de Dusseldorf.

A las 21 y contando las siluetas digitales verde neón se apropiaron de la pantalla con “Numbers”. La posición fue obligada para cada espectador, y claro, si llegaron con el tiempo justo, probablemente sufrieron las consecuencias de un Caupolicán colmado, con atoramientos en los accesos.

Los elementos presenciales se integran gradualmente. Primero las luces, luego los beats, después las visuales, y los efectos tridimensionales. Los números se interponen en la pantalla o nosotros nos integramos en esta caja de sensaciones. Es el mundo según Kraftwerk.

kraftwerk_chile_3d_foto3834-940x627-1El acontecer del set es una coherente lectura de cuatro operadores –y no músicos, como ellos lo han aclarado–. ¿En qué estaba el mundo cuando Computer World (1981) surgió? “Computer Love” y “The Man-Machine”, una tras otra, nos parecen gritar las profecías de un mundo hace 35 años, pero con una nitidez en la percusión y efectos que nos sitúan en una atemporalidad. Es el alcance del sonido que vienen trabajando desde hace 40 años, y que hoy perdura en todo lo que es la electrónica.

La concentración de los espectadores es proporcional a la euforia entre un tema y otro. Muchos acaparan el silencio con explicaciones didácticas y comentarios contextuales sobre lo que se esta presenciando. La interpretación de Kraftwerk rige de manera pulcra, minimalista, simple. Los “operarios”, por su parte, mantienen la compostura hermética que los identifica, pero siempre apreciando la reacción de los presentes.

El show se mueve. la popular “Autobahn” nos lleva a recordar el mito de las primeras autopistas y la polémica Autopista del Reich en 1935, artefacto de la propaganda de Hitler (vil mentira histórica, pero un hecho en su tiempo). Aún así, el Mercedes adelantando al Volkswagen acaparan la pantalla, como símbolo del progreso industrial pero también en una Alemania de las diferencias, del muro, de los disidentes.

El recorrido sigue con los tramos del Tour de France, piezas del último álbum que editó Kraftwerk en 2003. Lo más reciente de los alemanes se torna vertiginoso, con visuales antiquísimas del evento deportivo, que van circulando en el sentido de los bikers. El ritmo acelera la postal.

¿En qué momento avanzamos tanto? “The Robots”, “Aéro Dynamik” y “Techno Pop” se encargan de ir frenando la maquinaria. Es hora de bajarse. No dan ganas, la sobreestimulación causa sus efectos. En fin, se trata simplemente de un concierto, de una representación ilusoria. En realidad, es lo que ellos ven, es su visión. ¿Por qué no ser parte de ello? Ya estamos ahí.

Se trata de ser Kraftwerk, de ser parte de su “central”; con una perspectiva optimizada de lo que somos, y donde las máquinas también son amigas del ser humano, en la idea del progreso consciente. Al menos, intentarlo.

Setlist “Kraftwerk 3D-Concert” – 26 de noviembre, Teatro Caupolicán

1. Numbers
2. Computer World
3. Home Computer
4. Computer Love
5. The Man-Machine
6. Spacelab
7. The Model
8. Neon Lights
9. Autobahn
10. Geiger Counter
11. Radioactivity
12. Electric Café
13. Tour de France
14. Tour de France Étape 1
15. Chrono
16. Tour de France Étape 2
17. Trans-Europe Express
18. Metal on Metal
19. The Robots

Encore:
20. Aéro Dynamik
21. Planet of Visions
22. Boing Boom Tschak
23. Techno Pop
24. Music Non Stop

Fotografías por Erick Bustamante, TheCircusPhoto.

kraftwerk_chile_3d_foto3826

comments powered by Disqus

Megadeth confirma fecha y lugar del “Santiago Gets Louder 2017” anunciando su participación

Anthrax fija su regreso a Chile presentando su disco “For All Kings”: 12 de noviembre

Los británicos UB40 traen su reggae de vuelta a Santiago sumando un segundo concierto en Chile

Maestro: Slash es el primer “Embajador Global” de guitarras Gibson

RockOut Fest 2017 confirma artistas: Bad Religion, Divididos, Opeth, Zakk Sabbath y más

Todos los derechos reservados Fotorock 2017 - © Copyright Fotorock 2017